Título

Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Cautivo, Nuestra Señora de los Dolores y Jesús Resucitado.

Escudo

En su parte superior se ubica la corona real, por haber sido concedido el titulo de Real a la Cofradía por la Casa Real Española. A cada lado de su base, se encuentran dos óvalos simétricos, llevando el de la izquierda un corazón del que mana sangre, por estar atravesado por un puñal, símbolo de los Dolores de Nuestra Señora; en el de la derecha, por el símbolo del banderín de la Triunfante Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo; en el centro de ambos óvalos, se sitúa la base y pie de custodia, sobre el que descansa la Cruz Trinitaria, coronada y sobre esta una Sagrada Forma, como símbolo de Hermandad Sacramental. Por último se enmarca todo sobre hojas barrocas, que rematan hacia la corona real.

 

 

Sede Canónica

Parroquia Virgen del Carmen y Santa Fe. Los Boliches

Casa Hermandad

Av. Nuestro Padre Jesús Cautivo, nº 1, Los Boliches, Fuengirola (Málaga)

Traslado de los Titulares

Viernes de Dolores.

Días de Salida

Miércoles Santo y Domingo de Resurrección.

Número de Hermanos

682 Hermanos.

Número de Portadores Trono Cautivo

88 Portadores.

Número de Portadores Trono Dolores

102 Portadores.

Número de Portadores Trono Resucitado

68 Portadores.

Número de Penitentes

210 Penitentes.

Túnicas

Visten los penitentes de la Sección del Cristo, túnica y capirote de raso, color blanco, con ribetes, botonaduras y cíngulos dorados. Las capas son de damasco blanco para los cargos.

Los penitentes de la Sección de la Virgen visten túnica y capirote de raso, color morado, con ribetes, botonaduras y cíngulos dorados. Las capas son de damasco blanco para los cargos.

Los Jefes de Procesión y los Mayordomos de Trono lucen escapulario en el pecho.

En la procesión del Resucitado los penitentes visten las mismas túnicas, sin llevar capirote.

Imágenes Titulares

La efigie de Nuestro Padre Jesús CAUTIVO, representa el momento evangélico en que al Señor tras ser prendido, lo llevan ante Caifás. “Entonces lo tomaron preso y lo llevaron a la casa del Sumo Sacerdote, donde entraron.” ( Me 15, 53; Mt 27, 57 y Le 23, 54; Jn 17, 12).

Realizada en madera de cedro, la cabeza, brazos y piernas, con cuerpo anatómico de madera de pino, en Sevilla el año 1987, por el insigne imaginero sevillano y catedrático de Bellas Artes, Juan Manuel Miñarro López; fue bendecida el día 8 de Diciembre de 1.987, siendo apadrinada por el matrimonio formado por Don Manuel Fernández González y Doña Ana González Guerra, oficiando la ceremonia religiosa el entonces Vicario Episcopal de la Costa y Párroco Rvdo. Don Ildefonso López Lozano.

Toda tallada y adaptada para ser vestida, mide 1,85 m desde la cabeza al talón, tiene vuelta la cabeza hacia el lado izquierdo, con la mirada baja, rostro expresivo, con un golpe en el pómulo.

Por su fuerza y expresividad, de recuerdo a las obras del insigne imaginero Juan de Mesa, está considerada una de las más sobresalientes esculturas de Cristo de la imaginería procesional contemporánea.

De Ordinario viste túnica blanca, sujeta al cuerpo con cíngulo de oro, con escapulario trinitario, en su Capilla, como en la Procesión.

La imagen que encarna a Nuestra Señora de los DOLORES, es una talla más antigua, se cree del siglo XIX perteneciente al círculo escultórico de la escuela Sevillana, de autor desconocido, de bellísimo gesto y delicada expresión de dulzura que refleja en su rostro el amargo dolor causado tras conocer la cautividad de su Hijo.

Es de las imágenes llamadas de “candelero” o sea, para vestir. Mide de la cabeza hasta el suelo 1,62 m. Está realizada en madera de cedro, tiene tallada la cabeza, cuello, la región escapular y las manos. Ojos de cristal, dientes tallados y cinco pequeñas lágrimas de cristal que caen por sus mejillas.

Ha sufrido dos restauraciones, una en 1.985, por el imaginero sevillano Hernández León y en 1.995, por Juan Manuel Miñarro López. Esta imagen fue regalada por doña Dolores Luna a la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Fuengirola, siendo salvada de la quema de la Parroquia, por medio del sacristán de ésta, pese a que había sido mutilada su cara y sus manos.

Al acabar la Guerra Civil, y no existir ninguna imagen para el culto, en la entonces Ermita de Los Boliches, fue reparada con mucho amor y poca fortuna por el entonces carpintero Don Salvador Ríos, comenzándose desde entonces a darle culto en la feligresía bolichera.

La imagen de Jesús RESUCITADO, muestra el momento glorioso de la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, realizada en 1.972, por el imaginero sevillano don Antonio Eslava, como réplica al existente en la cofradía de la Quinta Angustia de Sevilla, obra de Gregorio Fernández.

Fue restaurada en 1.991, por el Profesor Miñarro López.